sábado, 1 de agosto de 2009

Mi amor por Diana Chan

Te recuerdo justamente así. Cuando me enamoré de ti, una mañana durante una clase espantosa protagonizada por una maestra linda. Me gustastes por excentrica y exótica. Fue durante una navidad, una de las tantas que hemos pasado separados a poco menos de 800 kilómetros de distancia pero en las que yo siempre he estado pensando en ti y en la comezón de tu espalda, que tuve la sensación, más que como una certeza, como un presagio que cae del cielo, que te mandaría por paquetería y a domicilio los tenis que jamás me pediste. Hoy entiendo tu respuesta. Aquel correo que me mandaste, el cuál he mandado imprimir para ponerlo en un cuadro que he colocado estratégicamente en una pared de la sala para que cualquier persona que entre a mi casa, que también es tuya, lea aquello y me pregunte si por fin, tú, luciérnaga curiosa como alguna vez te llamó Gardel, me has escrito una carta por primera y última vez. Diré que sí, con orgullo mientras pienso en lo que verdaderamente me querías decir entre tanto garabato. Cuánto te quise entonces y cuanto te quiero ahora cada vez que leo: deshuevado, nunca te querré. Gracias por los tenis.

5 comentarios:

DIANA-CHAN dijo...

los tenis del amor jamas correspondido seran el unico vestuario que use en mi proximo performance

Sandokán dijo...

Es un buen gesto amoroso aunque no deja de ser un tanto estúpido.

Brendailr dijo...

Ya conocía esta historia... incluso un día la seguiste hasta mi casa y ella incesantemente te corría.
También recuerdo los tenis, son color rosa?

Sanblas de la "o" dijo...

No inventes, brenda. Ella me invitó a tu casa, más bien me ordenó que fuera con ella. Sólo que ella jamás lo reconocerá.

mengana dijo...

lo peor será el día que deje olvidado un tenis en cama ajena
y ande por la vida de cojita (por idem)
sin heraldos que la manden a buscar ni a ella ni a su pie,
en un mundo donde toda mujer es potencial hermanastra
y las medidas de los zapatos están estandarizadas

...

otra vez cambié el vínculo de mi blog (la KGB aún existe, y me persigue)
http://menganarama.blogspot.com