miércoles, 24 de junio de 2009

primero quisiera decir que, aunque no quisiera que suene a autojustificación, yo nunca he escrito borracho, o al menos cuando estoy a punto de quedarme dormido encima del teclado. Hoy será la primera vez y espero que no sea la última. Tampoco espero no tener que escribir una entrada que lo desmienta. Hoy escuché toda la noche muchas canciones del buki y de José José. Tocamos las guitarra y me tocó interpretar la única canción que me sale, aproximadamente, decente. Es una canción de Celso Piña y que en alguna ocasión cantó Enrique bunbury. Se llama aunque no sea conmigo, muy patética, por cierto. Quiero expresar que lo dicho por esa canción es totalmente falsario, tonto y que nadie en sus plenas facultades mentales podría creer cabalmente, aunque se escuche muy chido.

Hoy, mientras platicaba con Vizacíano, pensaba muy seriamente en Alejandra. Él se dio cuenta y me dijo, aunque no lo dijo, que ya lo sabía. Es que nunca lo había dicho explicitamente. Todos los días veo su blog en busca de comentarios que digan algo que me digan, algo a mí, desde luego, de ella. Pienso, y creo que he llegado a creermelo, que me importa su vida, aunque de ella no sepa nada, más de lo que yo, y seguramente ella, quisiera. El asunto es que como no sé nada, todo me lo invento y me lo creo.
Buenos días.

1 comentario:

David dijo...

"...evocaba a una mujer que sólo en parte existió con él, la perfeccionaba en su imaginación para hacerse el mayor daño posible."
ATTTE. Desde el ocaso y sin proyectos de colonización de tierras vírgenes,
Tu compadre, el carcamal.